12 de mar. de 2008

BIOGRAFÍA DE ANDRÉS DE SANTA CRUZ

El mariscal Andrés de Santa Cruz fue uno de los protagonistas patriotas en la guerra de independencia, en 1826 asumió el gobierno peruano por encargo de Simón Bolívar y en 1836 logró convertirse en el Supremo Protector de la Confederación Perú-Boliviana.

A continuación una reseña biográfica de este personaje clave de nuestros inicios republicanos:

Biografía de Andrés de Santa Cruz
(Vía Wikipedia)
(*La Paz, 5 de diciembre de 1792 - †Versalles, 25 de septiembre de 1865)

Militar y político boliviano. Fue Presidente del Perú (1827), Presidente de Bolivia (1829-1839), y Supremo Protector de la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839). Nombrado Mariscal de Zepita.

Hijo de un oficial español y una noble aymara, perteneció al ejército realista hasta 1820 cuando se puso bajo el mando de José de San Martín. Participó en las luchas por la independencia del Perú.

Luego del gobierno de Simón Bolivar, Santa Cruz fue nombrado presidente del consejo de Gobierno. En 1827 convoca el segundo Congreso Constituyente, que después de unas elecciones, se instala el 4 de junio del mismo año bajo la presidencia del sacerdote Francisco Javier de Luna Pizarro. Santa Cruz viajó a Chile y después a Bolivia, que en mayo de 1828 es invadida por el ejército del general peruano Agustín Gamarra. El 6 de julio de 1828 se firma el Tratado de Piquiza, por el cual el presidente Antonio José de Sucre fue depuesto. En 1829, Santa Cruz es llamado a ocupar la presidencia de Bolivia, función que desempeñó acertadamente. Bajo su mandato se promulgaron la Constitución de 1831 y de 1834, ambas con períodos presidenciales de 4 años.

En 1836 propició la creación de la Confederación Perú-Boliviana, la misma que constaba de tres estados: Estado Nor Peruano con capital en Lima, Estado Sur Peruano, con capital en Tacna y el Estado Boliviano. Santa Cruz se nombró Supremo Protector de la Confederación y mantuvo la presidencia del Estado Boliviano.

Al estar en contra de la Confederación, Agustín Gamarra participó de la campaña restauradora. Con apoyo de Chile, participó de la Batalla de Yungay, que derivó en el derrocamiento de Santa Cruz como protector del estado binacional. Finalmente, este fue desterrado a Europa, donde murió tras un periplo como embajador, diplomático y enviado plenipotenciario.