24 ago. 2008

LA TRAICIÓN DE TORRE TAGLE

José Bernardo de Tagle, marqués de Torre Tagle, segundo Presidente del Perú.

Por Arturo Gómez

Al comenzar el año 1824 Simón Bolívar se había instalado en Pativilca, al norte de Lima y para ganar tiempo ordenó a Torre Tagle entablar negociaciones con el virrey La Serna. Torre Tagle envió a su ministro de Guerra Juan de Berindoaga a Huancayo para conversar con el general realista José de Canterac (algunos historiadores sospechan que Torre Tagle, descontento por el autoritarismo y las exigencias económicas de Bolívar, pidió en secreto que los españoles lo ayuden a expulsar a los grancolombinos).

Mientras esto ocurría, el 5 de febrero de 1824 el argentino Dámaso Moyano que custodiaba la fortaleza de Real Felipe se sublevó contra los patriotas por falta de pago y entregó los castillos del Callao a los españoles que estaban prisioneros. Entonces Canterac envió tropas a tomar Lima con el general Monet al mando.

Monet ingresó a la Ciudad Capital ofreciendo una amnistía. Torre Tagle temeroso de la furia de Bolívar, por perder el Real Felipe y la Ciudad de Lima, se entregó a los españoles y se refugió en el castillo de Real Felipe con su esposa y uno de sus hijos. Aquí, bajo bandera española, renegó de la causa patriota y llamó a los peruanos a reconciliarse con los españoles y expulsar al "tirano extranjero Simón Bolívar".

Ante esta situación el Congreso peruano destituyó a Torre Tagle y otorgó poderes de Dictador a Simón Bolívar, el mismo que el 15 de abril de 1826 ordenó el fusilamiento de Juan de Berindoaga por traición a la patria. Torre Tagle, su mujer e hijo murieron horriblemente durante la hambruna y la peste que asoló a los refugiados en el Real Felipe entre 1825 y 1826.