24 sep. 2008

CRÍTICA A LA REPÚBLICA CRIOLLA

El Primer Congreso Constituyente (1822) estuvo dominado por criollos ilustrados.

En su particular estilo, el colega José Borja nos hace recordar que a 187 años de la proclamación de la independencia el poder político y socioeconómico del Perú es detentado en gran parte por los sectores llamados "criollos". La marginación y exclusión que sienten las mayorías populares en algunas regiones tal vez sea mayor que en los inicios de la República, situación que en ese período fue aprovechada por varios caudillos militares y muchos políticos demagogos que en nada contribuyeron por el desarrollo y la democratización del país.

Nuesta república criolla de ayer, hoy y siempre
Autor: Lic. José Borja

Lastimosamente estamos en los inicios de siglo XXI y los males de siempre -exclusión social, racismo, clientilaje político, pobreza, atraso- siguen empantanando y marginando a nuestro querido Perú del desarrollo y la modernidad que merece. Una máxima popular sostiene que “todo tiempo pasado fue mejor” y valgan verdades en nuestra “querida” república nunca fue así.

El 20 de septiembre de 1822 fue instalado el Primer Congreso Constituyente y tuvo como objetivo primordial “establecer la forma definitiva de gobierno para nuestro país”: de los 79 diputados elegidos 51 asistieron, pero esta cifra es solo estadística histórica ya que los mas importante es aclarar que el presidente de este “nuestro primer congreso” fue Don Javier Luna Pizarro (criollo), el vicepresidente Don Manuel Salazar y Baquíjano “El Conde de Vista Florida (criollo); y como secretarios: José Faustino Sánchez Carrión (criollo) y Francisco Javier Mariategui (criollo).

En nuestra historia dependiente de España el “criollo” era el hijo de españoles nacidos en el Perú y en América, por lo tanto eran blancos con privilegios como educación, puestos en el clero y en el ejército, pero excluidos del poder político dirigencial ya que la corona borbónica no los tomaba realmente en cuenta. Leer el artículo completo en Yachayhuasi de Historia.

Sin negar su accionar heróico nuestro país fue independizado de España porque los criollos consiguieron expulsar a los godos (antepasados y padres de los criollos) y como señalan grandes amautas de la historia -como Herson Gamez, Víctor La Torre, Alberto Vásquez, Pablo Macera, Virgilio Roel- nuestra independencia fue dirigida por los héroes acriollados San Martín y Bolívar y eso no fue malo: lo "malo" fue que al implantarse la república la colonia pudo decir (como en el cuento de Mark Twain): “la noticia de mi muerte es un poco exagerada”.

La clase aristocrática no llego a conservar en sus manos la dirección de la revolución de la independencia y ello fue una de las causas del fracaso del monarquismo en el Perú; pero durante algunos años después de Ayacucho mantuvo no el predominio político pero si al predominio social. Repito lo malo fue que la independencia no llegó en 1824, ni parece que la tuviéramos en estos días. José Joaquín de Larriva decía respecto de Simón Bolívar “cuando de España las trabas en Ayacucho rompimos otra cosa no hicimos que cambiar mocos por babas” y cito a Larriva por que Bolívar también tenia pensamiento criollo, no olvidemos que mantuvo la esclavitud y entonces qué "libertador" realmente fue.

España se fue de nuestro país en 1824 tras la firma de la capitulación de Ayacucho (11- 12- 1824) y cambio la forma de dominio político pero no el dominio ideológico, ya que para los criollos su independencia era expulsar a sus antepasados para si ellos quedarse con el poder del Perú. Los primeros presidentes fueron caudillos, ambiciosos, egoístas y militares, la mayoría criollos como: Riva Agüero, Orbegoso, La Fuente, Salaverry, Torrico, Nieto, Vivanco, Echenique. Algunos fueron mestizos pero bien relacionados y emparentados con los criollos y criollas como : Gamarra, Castilla, Santa Cruz y San Román. Todos estos presidentes gobernaron una patria libre pero gobernaron para ellos y su clase ya que tenían pensamientos coloniales porque excluían a la masa poblacional y mantenían la relación feudal y esclavista con los indios y negros.

La independencia no llego tras el triunfo de las Pampas de Ayacucho el 9 de diciembre de 1824, no olvidemos que los negros seguían siendo esclavos (a pesar que lucharon por la independencia) hasta el año de 1854 cuando Castilla en su segundo gobierno decreto la abolición de la esclavitud. Tampoco olvidemos que los indígenas – que formaron parte de las gloriosas montoneras y parte del grueso ejército regular de Tayta Cáceres en la campaña de la Breña contra el miserable chileno invasor – siguió tributando (tras el vergonzoso tratado de Ancón dado en el gobierno del terrateniente Miguel Iglesias) con el famoso impuesto de contribución personal.

La independencia no llegó ya que nuestros antepasados indígenas y negros lucharon por ser libres y apoyaron a los criollos pero tras el éxito ellos y nosotros seguimos siendo vasallos y hasta en el siglo XX los varones aristócratas del azúcar y el algodón (López de Romaña, Pardo, Leguia, Candamo) mantenían el sistema feudal en la costa y en la sierra. La servidumbre se mantuvo en los odiados yanaconajes y pongajes. Y en pleno siglo XX Leguía y su mesocracia blanca oprimía a las clases populares como hasta ahora (hijos de indios y negros) con la despectiva y racista ley de conscripción vial.

No menosprecio la tarea y labor de nuestros primeros padres de la patria(criollos) como Luna Pizarro y Salazar y Baquijano que buscaron romper con España para tener un país libre, pero si discrepo con sus descendientes que siempre tuvieron el poder y siguen en él y aun ya casi pasando dos siglos de una vida republicana e independiente siguen con el pensamiento colonial racista y excluyente que odia a la masa indígena y negra ya que solo les significa sumisión y servidumbre.

La república desde que nació fue criolla, es criolla y esperemos que algún día deje de serlo. Por favor ya estamos hastiados de clases dirigénciales alienadas que solo nos trajeron males y penas; y estamos cansados realmente cansados, pero siempre estaremos esperando con optimismo una real Republica Peruana, de todos y para todos. Amen.