EL HOMBRE TEMPRANO EN AMÉRICA

Cazadores pleistocénicos en América. Foto: Dinorider

Hace una semana culminó el "IV Simposio Internacional El Hombre Temprano en América" donde diversos investigadores defendieron la hipótesis de inmigraciones tempranas en América a través del Istmo de Beringia. Este planteamiento es rechazado por los científicos partidarios de la Teoría de Poblamiento Tardío.

Investigadores replantean la antigüedad del hombre en América y Europa (*)

Según las hipótesis contemporáneas, los primeros pobladores que llegaron a América lo hicieron hace 35.000 años.

Ciudad de México (DPA).- Por siglos, la llegada del hombre a América, estimada entre 10.000 y 20.000 años de antigüedad, se explicó con teorías religiosas, históricas o científicas.

Según las hipótesis contemporáneas, los primeros pobladores llegaron procedentes de Oceanía, Europa o Asia en balsa, barco, sorteando islas o a pie, aprovechando la glaciación del estrecho de Bering. Sin embargo, hoy en día se debaten nuevas posibilidades.

Una de ellas dice que los primeros individuos que poblaron el continente americano lo hicieron hace 35.000 años, según el planteamiento presentado en el "IV Simposio Internacional El Hombre Temprano en América", que se realizó en Ciudad de México del 18 al 22 de agosto.

Investigadores como Laura Miotti, de la Universidad de la Plata, en Argentina, coincidieron en que la ocupación "inició en el norte hace 35.000 años" y se fue desplazando hacia el sur con una diferencia de 5.000 años menos en cada zona de asentamiento.

Es decir, 30.000 años en lo que hoy se conoce como Estados Unidos y México, 20.000 en América Central y cerca de 10.000 en la Patagonia. Los estudios, hechos en diversos países, apoyan la teoría de la llegada al continente, desde Asia entrando por Alaska, a través del istmo de Bering, tal como propuso en 1937 el checo Ales Hrdlicka.

No obstante, otro trabajo sugiere que América fue ocupada en diversas épocas, dos muy importantes. Para explicarlas, José Luis Lanata, de la Universidad de Cambridge, divide la región en dos triángulos, Norte y Sudamérica, conectados por "dos cuellos de botella": el estrecho de Bering y América Central.

Para Lanata, los primeros pobladores viajaron en orden descendente desde Canadá y se dispersaron, pero en Panamá se terminaba la tierra hasta que otra glaciación les permitió ir por mar hacia el sur.

En el simposio también se presentaron los estudios hechos a 200 muestras de polen fosilizado de sedimentos de una localidad del Estado de México, centro del país, donde en la década de los 70 se hallaron vestigios humanos de hace 20.000 años.

Estos análisis permitieron recrear 40.000 años de vida de la Cuenca de México y conocer tres cambios climáticos que modificaron la flora y fauna local en el Cuaternario, el último de período geológico.

Lauro González aseguró en la conferencia "La vegetación del Cuaternario en la Cuenca de México" que "en esa era (32.000-13.000 a.C) cactáceas, pinos y zacates" alimentaron a los herbívoros que llegaban de Estados Unidos e iban colonizando el altiplano mexicano.

González, biólogo de la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, además informó que algunas especies animales de ese período fueron "berrendos, camellos, bisontes, caballos y tuzas".

En el encuentro, al que asistieron especialistas de Cuba, El Salvador, España, México, Brasil, Argentina, Estados Unidos, Perú y Chile, no sólo se centró en los estudios del llamado "Nuevo Continente".

En la ponencia "Los yacimientos en la sierra de Atapuerca", el investigador ibérico Carlos Lorenzo fechó en un 1,2 millones de años los restos humanos más antiguos de Europa, hallados este mismo año cerca de la ciudad española de Burgos.

Hasta hace poco, se consideraba a otras osamentas, también halladas en España, como las más antiguas de Europa con 800.000 años.

"(En uno de los yacimientos, Sima del Elefante,) Localizamos una mandíbula con dientes y la falange de un dedo meñique", dijo Lorenzo, investigador de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, y agregó que el método del carbono 14 permitió dar una fecha.

En declaraciones a la agencia DPA, el organizador del evento y antropólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Concepción Jiménez, dijo que en el simposio "los asistentes pidieron descentralizar y compartir las teorías desarrolladas en el orbe sobre los primeros grupos humanos en América".

Para lograrlo, agregó se creó la Red Latinoamericana de Orígenes, que permitirá intercambiar información y homologar los conocimientos sobre ecología, prehistoria, antropología y paleontología. En ella participan el INAH y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y las universidades de Buenos Aires, Cambridge y Tarragona, entre otras instituciones.

* Publicado en El Comercio, de Lima, el 23/08/2008.