22 jun. 2009

ANTECEDENTES DE LA GUERRA ENTRE PIZARRO Y ALMAGRO: LA CAPITULACIÓN DE TOLEDO

Francisco Pizarro ante el emperador Carlos V, poco antes de la firma de la Capitulación de Toledo. Dibujo: Suárez de Árbol.

Antecedente de la Guerra entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro

La Capitulación de Toledo (1529) originó el profundo resentimiento de Diego de Almagro hacia Francisco Pizarro. Una amistad que parecía muy solida comenzó a resquebrajarse.

Pizarro había obtenido grandes títulos (Adelantado, Gobernador, Alguacil y Capitán General de Nueva Castilla) y un sueldo anual de 700000 maravedíes. Para Almagro solo consiguió los cargos de Alcalde de Tumbes y Capitán Mayor, con un sueldo mucho menor al suyo.

Diego de Almagro estuvo a punto de retirarse de la "Empresa del Levante" en 1530, pero las súplicas de Hernando de Luque y las promesas de Francisco Pizarro le hicieron desistir. Se quedaba, pero con la condición de que se le gestione su propio Adelantamiento y Gobernación.

En 1534, cuando los conquistadores ya estaban en el Cusco, la Corona española hizo la rectificación de la Capitulación de Toledo. Diego de Almagro fue nombrado Adelantado y Gobernador de Nueva Toledo, el vasto territorio meridional del Tahuantinsuyo. Entonces, muy entusiasmado, preparó su expedición conquistadora. Recorrerá regiones de la actual Bolivia, Argentina y Chile, y regresará al Cusco con la decepción y furia más grande de su vida. Continúa aquí >>