7 jun. 2009

EL INICIO DE LA REBELIÓN DE JUAN SANTOS ATAHUALPA

El 2 de junio de 1742 Juan Santos Atahualpa concedió una entrevista al fraile Santiago Vásquez Caicedo y le explicó los motivos de la rebelión. Mural del Convento de Ocopa. Foto: Silvi@, de Flickr.

Inicio de la Rebelión de Juan Santos Atahualpa
Texto: Arturo Gómez

En 1742 estalló la más grande rebelión de nativos amazónicos de la etapa colonial. Su líder fue Juan Santos Atahualpa, un mestizo descendiente de la nobleza incaica, educado por los jesuitas.

Al regresar de un viaje a Europa y Africa, Juan Santos proyectó la independencia del Perú, soñando con expulsar a los españoles y restaurar el Tahuantinsuyo, pero integrando a los negros y mestizos.

Creyó conveniente iniciar el levantamiento en la región del Gran Pajonal (selva central) donde los nativos ashaninkas y conibos estaban hartos de la opresión española, la que se iniciaba con los misioneros franciscanos y se extendía con la llegada de autoridades y militares desde Lima. Los indígenas que recibían el bautizo cristiano eran "civilizados" en aldeas tipo reducciones, sometidos a trabajos forzados en haciendas, obrajes y panaderías.

Juan Santos Atahualpa hizo alianza con importantes curacas de la cuenca del río Perené y logró el apoyo de muchas comunidades nativas que enviaron sus guerreros a Quisopango, donde el líder inca estableció su cuartel. Entre sus principales aliados estuvieron los jefes ashaninkas Mateo Assia y Mateo Santabangori, y el curaca Siabar de los conibos. Otros grupos étnicos que se unieron a la lucha fueron los shipibos, piros y shiriminques. También tuvo seguidores negros, fugados de las haciendas y panaderías; entre estos destaca Antonio Gatica, uno de los lugartenientes del inca. Continúa aquí >>