8 jun. 2009

LA GUERRA DE JUAN SANTOS ATAHUALPA

Después de la batalla del río de la Sal (Perené), el 17 de setiembre de 1742, fueron ejecutados tres frailes franciscanos. Mural del Convento de Ocopa. Foto: psolorzano_torres, de Flickr.

La Guerra de Juan Santos Atahualpa


Prometiendo “componer su reino” y coronarse en Lima, Juan Santos Atahualpa arengó a sus guerreros reunidos en Quisopango (cerca de Chanchamayo) procedentes de todo el Gran Pajonal (región Junín) y la Pampa de Sacramento (región Ucayali).

En Lima el virrey Marqués de Villagarcía, al enterarse del levantamiento, ordenó que los gobernadores Pedro Milla y Benito Troncoso – de Tarma y Jauja, respectivamente- incursionen en la selva para reprimir a los rebeldes y capturar a su líder.

A fines de 1742, después de sangrientos combates, Troncoso logró tomar Quisopango, para luego retornar velozmente a Jauja, siempre asediado por los guerrilleros rebeldes. Juan Santos reagrupó sus fuerzas y en los siguientes años destruyó todas las fortificaciones coloniales de la selva central, especialmente las de Chanchamayo y Quimiri (La Merced).

Ante el fracaso del virrey Villagarcía, la corona española lo destituye en 1745; en su reemplazó llega a Lima el general José Antonio Manso de Velasco, futuro Conde de Superunda. Además, alarmado por las noticias, el rey Felipe V envió cartas a los gobernadores de las colonias americanas para estar alerta y de ser necesario enviar socorro al Virreinato del Perú.

El virrey Manso de Velasco envió a la zona rebelde poderosas fuerzas al mando del general José Llamas, quien fracasó rotundamente en su primera incursión en la selva central, en 1746. Tardaría cuatro años en intentarlo nuevamente, y tampoco lograría nada. El virrey ordenó fortificar los pueblos cristianos cerca de la frontera para defenderlas de las avanzadas rebeldes.

Mientras tanto el Inca organizó un gobierno en el territorio liberado, entre los ríos Perené, Ene y Ucayali. También preparó sus fuerzas para acometer sobre Tarma y Jauja, pasos previos rumbo a la toma de Lima, la capital del Perú. Continúa aquí >>