25 jun. 2009

LA MUERTE DE DIEGO DE ALMAGRO

Diego de Almagro.
La muerte de Diego de Almagro

Aquel sangriento 6 de abril de 1538 los vencedores pizarristas recuperaron el Cusco y masacraron a los almagristas que fueron encontrados. Los degollaron y ahorcaron sin compasión. Los que lograron escapar quedaron en la miseria, pues los pizarristas se repartieron todos sus bienes.

Diego de Almagro fue encerrado en una celda muy oscura. Después de algunos días mandó llamar a Hernando Pizarro, quien le dijo que pronto llegaría el Gobernador (Francisco Pizarro). Esto tranquilizó al abatido prisionero pues estaba seguro de que su viejo compañero era incapaz de matarlo.

Pero Hernando Pizarro había decidido ejecutarlo antes de que llegue su hermano. Reunió muchos testigos para condenarlo. Almagro fue sentenciado por tomar el Cusco por la fuerza, haber atacado al capitán Alonso de Alvarado en el puente de Abancay, quebrantar treguas, faltar a los juramentos y pactar con Manco Inca para destruir a los españoles pizarristas.


Al enterarse de su condena, Diego de Almagro suplicó mucho por su vida, pero el 8 de julio de 1538 un verdugo entró a su celda y lo estranguló. Su cadaver fue llevado a la Plaza de Armas del Cusco donde le cercenaron la cabeza para exhibirlo en una picota. Algunos criados indígenas rescataron el cuerpo, con la ayuda de algunos frailes también recuperaron la testa, y lo enterraron en la Iglesia de La Merced.

Nuevamente los pizarristas eran los dueños del Perú. Pero Diego de Almagro había dejado muchos amigos que juraron vengarlo y llevar al poder a su hijo, el mestizo Diego de Almagro "El Mozo". Esto solo era posible mandando al sepulcro a Francisco Pizarro. Continúa aquí >>