9 jun. 2009

LA MUERTE DE JUAN SANTOS ATAHUALPA

La muerte de Juan Santos Atahualpa

En 1752, Juan Santos Atahualpa avanzó rumbo a Jauja y logró tomar Andamarca, pero no logró que los curacas serranos se sumen a la rebelión. Alertado de la cercanía de nuevas tropas coloniales se replegó hacia sus bastiones en el Gran Pajonal. El Inca optó por mantenerse a la defensiva mientras alistaba una nueva incursión a la sierra central.

Pero en 1756 el general Pablo Sáenz Bustamante, a la cabeza de buen número de tropas, logró llegar hasta Quimiri sin recibir ningún ataque de los nativos. Esto hizo suponer a los españoles que Juan Santos Atahualpa había muerto. En los años siguientes los frailes franciscanos recogieron la versión que señala que “lo habían muerto los suyos”, y que su cuerpo desapareció “echando humos”. Sin embargo, en la década de 1770 algunas autoridades españolas todavía creían que el Inca seguía con vida en algún rincón de la Amazonía. Muchos nativos, sobre todo los ashaninkas y conibos, mantuvieron la esperanza en su retorno. Para ellos el "Inca selvático" se convirtió en sinónimo de justicia y libertad. Continúa aquí >>

BIBLIOGRAFÍA:
- FISHER, John. El Perú borbónico 1750-1824.
- MACERA, Pablo. Historia del Perú 2: La colonia.
- TAURO DEL PINO. Enciclopedia ilustrada del Perú, tomo 15.
- VEGA, Juan José. Historia General del Ejército Peruano, tomo III, volumen I.