3 jul. 2009

LA BATALLA DE LIMA (1536)

El apuquispay Quizu Yupanqui. Dibujo: Anónimo (Municipalidad de Lima).

La batalla de Lima (1536)

Dispuestos a matar a todos los cristianos o morir en el intento, los miles de aucarunas salieron de las faldas del cerro San Cristóbal divididos en tres frentes: el centro con Quizu Yupanqui, el norte con Illa Túpac y el sur con Puyu Vilca.

En Lima Francisco Pizarro ubicó a sus hombres en puntos estratégicos, rodeados con miles de indios amigos, entre quienes destacaban los yungas, los huancas y los huaylas. Además, confiaba en la inminente llegada de refuerzos hispanos y de tropas de indios chachapoyas, feroces enemigos de los incas.

Cuando empezó la lucha ambas fuerzas estaban separadas solo por el río Rímac. Durante 5 días los rebeldes arrojaron una multitud de flechas y piedras sobre los españoles que se guarecían en tapiales de adobe especialmente construidos para su defensa. Los cristianos respondieron con muchos tiros de arcabuz y sus aliados con una lluvia de flechazos. La caballería se mantuvo a la espectativa de una posible incursión de los atacantes.

Al sexto día Quizu Yupanqui decidió el ataque final sobre Lima. Antes de cruzar el río se dirigió a sus tropas:

- Yo quiero entrar hoy en el pueblo y matar a todos los españoles. Tomaremos a sus mujeres y nos casaremos con ellas. Los que fueran conmigo irán bajo esta condición: si yo muriese mueran todos, y si yo huyere huyan todos.

Todos estaban decididos, y con un aterrador griterío empezaron a vadear el río, bajo el fuego y las flechas del enemigo. Continúa aquí >>