26 oct. 2009

LA MUERTE DEL CORREGIDOR ARRIAGA

Dibujo: Josué Maguiña.

La muerte del corregidor Arriaga

Desde la noche del sábado 4 de noviembre de 1780 el corregidor Antonio de Arriaga estaba encerrado y encadenado en una casa de Tungasuca, el cuartel general de Túpac Amaru II. Cuando preguntaba el motivo de su arresto le respondían que era una orden del rey Carlos III, pero no le mostraban ningún documento oficial. El día 8 le comunicaron que fue sentenciado a la horca por sus excesos en los repartos mercantiles y sus abusos en las cobranzas.

En la mañana del viernes 10 de noviembre una multitud mayoritariamente indígena acudió a la Plaza de Tungasuca. Aquí escucharon al pregonero del Inca anunciando la abolición de los corregimientos, repartos, mitas, alcabalas y aduanas. Gritos de júbilo retumbaron al son de pututos y tambores. Entonces el zambo Antonio Oblitas ahorcó al corregidor Arriaga que arrepentido de sus desmanes suplicó clemencia hasta sus últimos segundos de vida. Continúa aquí