27 de oct. de 2009

MICAELA BASTIDAS

Micaela Bastidas Puyucawa

Micaela Bastidas, la esposa de Túpac Amaru II, cumplió un protagónico papel en la gran rebelión de 1780. Ella fue la principal consejera del Inca, y lo mantenía informado de los movimientos realistas cuando estaba en campaña. Además, desde la ciudad de Tinta (Canchis, Cusco) dirigió el abastecimiento de armas y alimentos para las tropas rebeldes.

Doña Micaela nació en Abancay en 1745. A los 15 años se casó con el joven cacique José Gabriel Condorcanqui con quien tuvo tres hijos: Hipólito, Mariano y Fernando. No dudó en apoyar a su esposo en la gran rebelión anticolonial, pues también estaba harta del mal gobierno, las injustas reformas fiscales y los abusos contra los indios.

Sus cartas dirigidas a Túpac Amaru II durante la guerra evidencian su extraordinaria entrega a la causa revolucionaria. Muchos opinan que si el Inca hubiera tomado el Cusco en los primeros días del levantamiento, como lo exigía Micaela, hubiera sido casi imposible que los realistas la recuperaran.

Al fracasar la sublevación fue capturada y llevada al Cusco, donde fue sentenciada al estrangulamiento. Murió junto a su esposo y su hijo Hipólito en la Plaza de Armas el 18 de mayo de 1781.