23 oct. 2009

TÚPAC AMARU II CONTRA LAS MITAS MINERAS

José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II.
Imagen: Clickeclick (Deviantart).


Túpac Amaru II contra las mitas mineras

En 1777, José Gabriel Condorcanqui estuvo algunos meses en Lima defendiendo sus derechos de descendiente de Túpac Amaru I, que eran reclamados por la familia cusqueña Betancur. Por su biógrafo Carlos Daniel Valcárcel sabemos que se alojó en una casa de la cuadra 5 de jirón Huallaga, frente al Monasterio de la Concepción.

Túpac Amaru II aprovechó este viaje para gestionar ante las autoridades de Lima la exoneración de la mita minera para sus paisanos del corregimiento de Canas y Canchis (Tinta, Cusco). Desde tiempos del virrey Francisco de Toledo los indios de 18 a 50 años eran obligados a trabajar por turnos en las lejanas minas de Potosí, en el Alto Perú (atual Bolivia). Padecían cruel explotación, enfermedades y muerte.

Como parte de sus gestiones el cacique le escribió al recién llegado visitador Antonio de Areche, con la esperanza de obtener alivio para sus hermanos cusqueños. De la carta de diciembre de 1777 elegí tres fragmentos elocuentes:

1. "La distancia es un inconveniente gravísimo. Más de doscientas leguas de jornada de ida y otras tantas de vuelta ocupan gravemente la consideración de lástima".

2. "Despídense, o para morir o para no volver más a su patria, venden sus chozas y sus muebles ... cargan con sus mujeres y con sus hijos ... así entran en un camino de más de doscientas leguas de asperezas, de ríos, de cordillera y de puna".

3. "Los dueños quieren indios mitayos porque los tratan más como esclavos, porque los hacen trabajar excesivamente al rigor del castigo y porque les pagan menos".

Lamentablemente, ni el visitador Areche ni el virrey Jauregui ni la Real Audiencia hicieron algo para abolir estos trabajos forzados que, según Túpac Amaru II, ocasionaban que "los indios se mueran y las provincias se aniquilen". Continúa aquí >>