8 dic. 2009

LA CAMPAÑA DE AYACUCHO

Monumento al general Antonio José de Sucre en la Plaza de Armas de Ayacucho.
Foto: Pilcor (Flickr).

Después de la victoria de Junín (6 de agosto de 1824) las fuerzas patriotas, al mando de Simón Bolívar avanzaron hacia la sierra sur del Perú, mientras que las tropas del realista José de Canterac se replegaban hacia el Cusco para unirse al virrey José de La Serna.

Cuando estaba en Andahuaylas, el 6 de octubre de 1824 Bolívar le entregó el mando del Ejército Unido Libertador, de 6 mil hombres, a don Antonio José de Sucre y regresó a la costa para asegurar el control de Lima.

Mientras tanto en el Cusco el Ejército Realista se alistaba para la campaña que, según confiaban el Virrey, le haría recuperar todo el Virreinato del Perú. En noviembre La Serna y sus 10 mil soldados salieron de la Ciudad Imperial en busca de los independentistas, quienes entonces decidieron replegarse buscando un campo ideal para la batalla final.

El 3 de diciembre los realistas alcanzaron la retaguardia patriota en Corpahuayco, cerca de Matará. Se produjo un violento choque que le costó la vida a 300 soldados patriotas. Por fortuna, el día 6 el grueso del Ejército Unido Libertador logró llegar a la pampa aledaña al pueblo de Quinua. Al día siguiente llegaron los coloniales y se apostaron al frente, en el cerro Condorcunca.
El 9 de diciembre de 1824 se realizó la gran batalla de Ayacucho, que aseguró la independencia de América del Sur.


El siguiente vídeo es fragmento de "Sucre", una película venezolana de 1996.