18 ene. 2010

BIOGRAFÍA DE HERNÁN CORTÉS


Hernán Cortés Pizarro.
Dibujo: Bosch Penalva.

Biografía de Hernán Cortés

Hernán Cortés Pizarro nació en 1485 en Medellín de Extremadura, España. Sus padres fueron los hidalgos Martín Cortés Monroy y Catalina Pizarro Altamirano. En su pueblo natal aprendió a leer y escribir. Su niñez transcurrió escuchando la relatos de viejos extremeños sobre las riquezas que tenían las islas y tierras firmes descubiertas por Cristóbal Colón.

Aunque Hernán prefería seguir la carrera de las armas, por insistencia de sus padres ingresó a la Universidad de Salamanca para estudiar leyes. Pero en 1504, abandonó sus estudios para embarcarse en Sevilla rumbo al Nuevo Mundo. Como muchos jóvenes españoles de su tiempo, soñaba con aventuras, tesoros y gloria sirviendo al rey de España y a Dios.

Al llegar a Santo Domingo, se puso al servicio de Diego de Velásquez que combatía a los taínos de Haití liderados por Anacaona. Al terminar la campaña recibió una encomienda y algunas tierras en la región de Azúa. Aquí se estableció durante seis años, a la espera de nuevas expediciones. En 1511, Velásquez inició la conquista de Cuba y Cortés no dudó en acompañarlo. Su participación le hizo merecedor de otra encomienda de indios en Santiago de Cuba, donde llegó a ser alcalde de la ciudad.

Vista de Santiago de Cuba, de donde partió Hernán Cortés a la conquista de México. Foto: Amid a Life (Flickr).

En 1518, el gobernandor de Cuba Diego de Velásquez lo puso al mando de la expedición a la conquista de Yucatán (en México), pero sospechando una traición le revocó el encargo. Sin embargo, Hernán Cortés aceleró su partida y abandonó las costas cubanas el 10 de febrero de 1519. En Yucatán derrotó a los mayas de Tabasco y fundó su primera ciudad, Santa María de la Victoria. Aquí los caciques indígenas le entregaron veinte esclavas, entre las cuales estaba Malintzin, llamada por los conquistadores Marina, y hoy conocida como "La Malinche". Ella se convirtió en su mujer y principal traductora. Al llegar a las tierras de los totonacas, fundó la ciudad de Villa Rica de la Vera Cruz. Aquí se proclamó Capitán General, para obedecer solo al Rey, y no a Velásquez. Los totonacas, dejaron de tributar a los aztecas de Tenochtitlan, y se aliaron a los hispanos. El 16 de agosto de 1519, Hernán Cortés empezó la expedidición al interior de México con 400 españoles y 13 000 indígenas.


Guerreros aztecas y españoles luchando en Tenochtitlán. Imagen: Second Story (Flickr).
A mitad de camino logró el apoyo de los tlaxcaltecas, implacables enemigos de los aztecas. Al enterarse de esto el emperador Moctezuma II ordenó algunos ataques contra los españoles, pero no pudo evitar que Hernán Cortes llegue a Tenochtitlan el 8 de noviembre de 1519. A los pocos días Moctezuma fue hecho prisionero. Pero Cortés tuvo que regresar hacia la costa para enfrentar a Pánfilo de Nárvaez, enviado por Diego de Velásquez. Al regresar a Tenochtitlan estalló una gran rebelión de los aztecas cansados de las tropelías que hacían los extranjeros, sobre todo el capitán Pedro de Alvarado. Los sublevados, liderados por el nuevo Huey Tlatoani Cuitláhuac, lograron expulsar a los cristianos en la madrugada del 1 de julio de 1520 ("La Noche Triste"). En Tlaxcala, Hernán Cortés organizó la expedición de retorno y después de varios meses de sanguinarios combates logró conquistar Tenochtitlán y capturar al último Huey Tlatoani, Cuauhtémoc, el 13 de agosto de 1521.


La Rendición de Cuauthémoc. Imagen: Spanish history (Flickr).


Después de conquistar México Hernán Cortés encabezó expediciones a Guatemala, Honduras y Baja California. En 1529 viajó a España donde la Corona le otorgó el título de Marqués de Valle de Oaxaca. De regreso a México envío nuevas expediciones a Tehuentepec y Baja California. Él mismo comandó las que fueron a Jalisco y Sinaloa.

En 1540, volvió a España para gestionar nuevos títulos y privilegios, pero tuvo que afrontar graves denuncias de sus enemigos. Lo acusaban de apoderarse de una parte del quinto real y de ordenar el asesinato de varios comisionados de la Corona. Instalado en el barrio de Castilleja de la Cuesta, cerca de Sevilla, el Conquistador de México falleció el 2 de diciembre de 1547.