24 ene. 2010

RESEÑA HISTÓRICA DE LIMA

El Palacio de Gobierno, inaugurado en 1936.

RESEÑA HISTÓRICA DE LIMA
Texto y fotos:
Juan Pérez Amorós


Lima
, con sus más de ocho millones de habitantes, es la capital del Perú actual republicano, y lo fue del viejo virreinato español del mismo nombre desde 1544. Francisco Pizarro la fundó en enero de 1535 con el nombre de Ciudad de los Reyes, con dos semanas de retraso respecto del día 6. Se erigió en el mismo campamento del cacique indio Taulichusco, entre el Pacífico y el cerro de San Cristóbal, a orillas del río Rímac. No pudo Pizarro preveer en ese verano limeño la garúa invernal y su situación en una zona sísmica. En ese mismo siglo XVI fue atacada por Francis Drake y, en el siglo XVII, se rodeó de una muralla, de la que hoy quedan restos en el parque del mismo nombre, entre un lateral del convento de San Francisco y el Rímac.

El Siglo de las Luces fue vital para el desarrollo de la urbe limeña. El rey Felipe V ordenó construir una gran fortaleza en su puerto marítimo del Callao: el Real Felipe, para defenderse de los últimos ataques piratas. Tras el terremoto que la asoló en 1746 el gran virrey riojano español, el conde de Superunda, la reconstruyó. Con su sucesor, el virrey Amat, la ciudad tuvo una intensa vida social que superaba al mismo Madrid de la metrópoli. En realidad, Lima siempre ha sido una ciudad alegre.

La Casa de Osambela, construida a finales del siglo XVIII.

Tras la independencia (en 1821 por el general San Martín) la ciudad aún tuvo hechos trágicos como la invasion chilena en 1881, o un nuevo terremoto en 1940. En el resto del siglo XX la ciudad tuvo una oleada de terrorismo de Sendero Luminoso y una fuerte inseguridad con altas tasas de delincuencia. Desde 1991 entró en la lista de ciudades Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.