17 mar. 2010

LOS TEMPLOS DE CHAVÍN

Chavín de Huántar. Imagen: Archivo de Federico Kauffmann.

Los templos de Chavín

Gracias a los trabajos de John Rowe desde la década de 1960 se sabe que en Chavín de Huántar se construyeron dos centros ceremoniales: el más antiguo es denominado Templo Viejo de Chavín y fue erigido desde el siglo XIII a.C. cubriendo una wanka o piedra sagrada conocida como “Lanzón Monolítico”. El templo es una pirámide escalonada con estructuras laterales a manera de brazos que cubren una plaza circular hundida donde según el arqueólogo Luis G. Lumbreras se ubicaba el famoso “Obelisco Tello”.

El Templo Nuevo de Chavín es llamado también “El Castillo” y tuvo su esplendor en los siglos IV y III a.C. También tiene “forma de U”, pero es más grande que el Templo Viejo, y tiene una plaza cuadrangular hundida de 50 metros de lado. En esta etapa la imagen más adorada fue el “Dios de los Báculos” de la “Estela Raimondi”.

Ambos templos tuvieron sus fachadas y paredes interiores enlucidas con barro, posiblemente decoradas con imágenes de sus dioses y principales ritos. En sus abundantes galerías interiores se hallaron ductos de ventilación y acueductos subterráneos. También fueron desenterrados muchos objetos de cerámica propia de Chavín y de regiones lejanas como La Libertad y Cajamarca. Asimismo, conchas marinas provenientes de Guayaquil, Ecuador. Esto demuestra que Chavín de Huántar fue un importante lugar de peregrinación e intercambio para muchos pueblos del periodo Formativo Medio.

Los arqueólogos que realizaron las excavaciones y estudios más importantes en Chavín fueron Julio C. Tello, Marino González, John Rowe, Luis Guillermo Lumbreras, Hernán Amat Olazabal, Richard Burger, Federico Kauffman Doig, y John Rick.