18 de mar. de 2010

ORIGEN DE LA CULTURA CHAVÍN


El origen de la cultura Chavín

¿Quiénes construyeron el gran templo de Chavín de Huántar? ¿Quiénes forjaron la cultura Chavín? Desde que los españoles llegaron al templo en el siglo XVI numerosas respuestas han sido planteadas por los curiosos y los especialistas. En el siglo XX el tema se convirtió en uno de los debates más apasionantes de la arqueología peruana.

El descubridor científico de la cultura Chavín fue el arqueólogo peruano Julio C. Tello, el mismo que rebatió los postulados inmigracionistas del alemán Max Uhle sobre el origen de la cultura peruana. En 1919, Tello excavó en el templo de Chavín de Huántar y descubrió para la ciencia el Lanzón Monolítico, el Obelisco que hoy lleva su nombre y varias Cabezas Clavas. Además, analizó la Estela Raimondi y la cerámica hallada en el centro ceremonial. Entonces formuló su famosa hipótesis sobre el origen de Chavín: fue construido por descendientes de nativos amazónicos. Grupos de cazadores y recolectores selváticos habrían llegado a los valles templados de los Andes donde iniciaron la domesticación de plantas y animales, desarrollaron una vida sedentaria, construyeron canales, depósitos y templos, elaboraron tejidos y vasijas de cerámica, y tallaron sus dioses en la piedra. La prueba más sugerente del origen amazónico de Chavín es la rica iconografía del arte Chavín posiblemente inspirada en los jaguares, serpientes, caimanes y monos de la selva peruana.

En la década de 1950, el arqueólogo peruano Rafael Larco Hoyle formuló una nueva hipótesis: Chavín fue construida por pobladores costeños como un centro de peregrinación para adorar al felino. Se basó en las semejanzas arquitectónicas e iconográficas de Chavín con los antiguos centros ceremoniales de Cerro Blanco (Ancash), Punkuri (Ancash) y Cupisnique (La Libertad).

En la obra Chavín de Huántar en el nacimiento de la Civilización Andina el arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras hace un recuento de todas investigaciones en torno al origen de Chavín en las últimas décadas. Ahí rebatió contundentemente la hipótesis del “origen Olmeca” que esgrimía su colega Federico Kauffmann Doig. Los hallazgos arqueológicos producidos desde la década de 1960 demuestran la evolución autóctona de los principales elementos de la cultura Chavín y la civilización andina. Por ejemplo, el patrón arquitectónico de Chavín tiene claros antecedentes en la costa peruana, y muchos elementos vegetales y animales hallados en el mismo sitio tienen evidente origen amazónico.

Aún no hay un consenso entre los arqueólogos sobre quiénes construyeron el templo de Chavín de Huántar, pero lo más probable es que la mandaron a erigir sacerdotes provenientes de algún centro ceremonial de la costa o la sierra norte que tuvieron fuertes relaciones de intercambio con pueblos de la selva amazónica. Como bien señala el arqueólogo Roger Ravines, Chavín “es una síntesis ecléctica de expresiones materiales e ideas que provienen tanto de la costa como de la selva y que en la sierra se consolidaron como una nueva manifestación cultural”.