28 abr. 2010

LA FUNDACIÓN DE SANTA MARÍA DE LA ANTIGUA

Vista de Acandí, en el Caribe colombiano, donde se fundó Santa María de la Antigua en 1510. Foto: Anthrotect (Flickr).

La fundación de Santa María de la Antigua

Cuando Alonso de Ojeda quedó herido y abandonó el fortín San Sebastián, le pidió a Francisco Pizarro que solo lo espere por 50 días. Si Ojeda no regresaba con los refuerzos y provisiones, Pizarro debía regresar a Santo Domingo con los 70 hombres.

Durante dos meses, Pizarro y sus hombres resistieron en el precario fortín de madera, pero Ojeda no regresaba. Cuando ya se alistaban para huir de San Sebastián, hizo su aparición el bachiller Martín Fernández de Enciso, amigo y lugarteniente de Ojeda, con los ansiados alimentos y refuerzos. Entre estos llegó Vasco Núñez de Balboa, quien conocía la región por haber participado en la expedición de Rodrigo de Bastidas en 1501. Por su consejo, todos abandonaron el fortín San Sebastián para trasladarse al lado oeste del golfo de Urabá, donde se fundó Santa María de la Antigua, la primera ciudad española en América continental (setiembre de 1510).

Los indios kunas, de la región del Chocó (noroeste de Colombia), dirigidos por el cacique Cemaco intentaron expulsar a los invasores, pero fueron derrotados. La ciudad de Santa María de la Antigua nació con 100 casas y un cabildo encabezado por Martín Fernández de Enciso. Sin embargo, este jefe, por su avaricia y autoritarismo, se ganó la animadversión de los colonos, quienes lo destituyeron y expulsaron, para nombrar como Alcalde Mayor a Vasco Núñez de Balboa.

Desde Santa María de la Antigua, Balboa organizó varias expediciones al interior del Chocó colombiano y de las selvas panameñas. Todas se caracterizaron por la crueldad contra los indígenas, muchos de los cuales eran echados a los perros “comeindios”, cuando se oponían al saqueo de sus aldeas y las violaciones de sus mujeres. En todas estas incursiones el lugarteniente de Balboa era el extremeño Francisco Pizarro González. Continúa aquí >>

Vasco Núñez de Balboa utilizó muchos perros "comeindios" contra los nativos de Colombia y Centroamérica. Dibujo: Theodore de Bry.