25 sep. 2010

EL INCA SAYRI TÚPAC

Sayri Túpac.

El Inca Sayri Túpac

Sayri Túpac nació en el Cusco hacia 1535. Sus padres fueron Manco Inca, el primer Inca de Vilcabamba, y la Coya Curi Ocllo. Fue hermano de Titu Cusi Yupanqui y Túpac Amaru I. Cuando su padre murió en Vilcabamba, a comienzos de 1545, Sayri Túpac era todavía niño, por lo que su tío Atoq Supa asumió el poder como regente.

En 1548, el gobernante español Pedro de La Gasca envió delegados para convencer a Sayri Túpac de que salga de Vilcabamba, pero las negociaciones se truncaron en 1549, cuando enfermó y murió Inca Paullu, comisionado de La Gasca.

En 1555, el virrey Andrés Hurtado de Mendoza reinició las negociaciones con Vilcabamba, que seguía atacando con guerrillas a los encomenderos de Apurímac y Urubamba. Envió una comisión encabezada por Juan de Betanzos. Éste consiguió que Sayri Túpac envíe una delegación a Lima encabezada por Qori Paucar para negociar su salida con el Virrey. Se consiguió para el Inca una rica encomienda y un gran repartimiento en Yucay (Urubamba). Además, un terreno en Sacsayhuaman (Cusco) para que construya su palacio. El Virrey dio un plazo de 6 meses para que Sayri Túpac salga de Vilcabamba, contados desde el 5 de julio de 1557.

La corte de Vilcabamba autorizó la salida del Inca para evitar un ataque armado de los españoles. Sayri Túpac dijo que salía por la "voluntad de sus guacas" (dioses). Con una escolta de 300 hombres se dirigió a Lima, recibiendo homenajes de los indios en los pueblos por donde pasaba. El 7 de enero de 1558 fue recibido por el virrey Hurtado de Mendoza, quien le entregó los documentos de propiedad. Regresando al Cusco, se reunió en Jauja con su esposa Cusi Huarcay, y en Huamanga, el conquistador Miguel de Estete le entregó la mascaypacha que le había arrebatado a Atahualpa en Cajamarca. Al llegar al Cusco se bautizó con el nombre de Diego.

Sin embargo, el 20 de junio de 1559, su hermano Titu Cusi Yupanqui remitió una carta al virrey diciéndole que el verdadero Sapa Inca, por orden de Manco Inca, era Túpac Amaru. Sayri Túpac solo era un jefe interino hasta que el verdadero sucesor "tenga mayor entendimiento". Por lo tanto, la resistencia indígena continuaba en la montañas de Vilcabamba.

A comienzos de 1561, viviendo en Yucay (cerca del Cusco), Sayri Túpac, fue envenenado. Las sospechas apuntan al curaca cañari Francisco Chilche, con quien el Inca tenía un conflicto de tierras. Sus propiedades fueron heredadas por Beatriz Clara Coya, su única hija. Continúa aquí >>